Equipos secadores de aire

Cualquier grupo compresor al trabajar genera temperatura. El aire comprimido que sale del equipo, tiene esta temperatura, pero la va perdiendo conforme llega al depósito y la red de aire comprimido, con lo que se satura con vapor de agua y alcanza una humedad relativa del 100%. A medida que el aire comprimido pasa por todos los conductos, este vapor se condensa en forma de agua. La temperatura a la que sucede se denomina punto de rocío. De esta forma, encontramos condensación en el aire, en los depósitos y en las tuberías, que entrará en todos los dispositivos, provocando efectos nefastos. Esta humedad se combate mediante el uso de un secador, ya sea frigorífico o de adsorción.

SECADORES FRIGORIFICOS

El secador frigorífico contiene un compresor de frío, un intercambiador de calor y el medio refrigerante. El aire comprimido se enfría a entre ±0 y +6°C, y el agua condensada se precipita y se separa automáticamente.

El secador garantiza un punto de rocío de +3 a 10°C, suficiente para obtener aire comprimido libre de condensación para su uso en salas con calefacción.

El secador es fácil de instalar, consume poca energía y es relativamente insensible al aceite en el aire comprimido.

Para reducir cualquier presencia de aceite residual en el aire comprimido, se debe instalar un filtro de separación de aceite después del secador.

SECADORES DE ADSORCION

El secador de adsorción consta de dos depósitos de presión que contienen un desecante, normalmente óxido de aluminio, silicagel o una mezcla de ambos.

El aire comprimido pasa a través de uno de los de- pósitos y se seca como resultado del contacto con el desecante a un punto de rocío de -20°C o inferior. La mayoría del aire comprimido seco pasa después directamente al sistema neumático. El 3-15% restante se dirige al segundo depósito, donde se expande a la presión atmosférica. El aire seco expandido absorbe entonces la humedad del desecante de este depósito y se evacua al exterior.

Pasado un tiempo, los depósitos intercambian fun- ciones, obteniéndose así un proceso de secado continuo. El secador de adsorción es sensible al aceite y al agua del aire comprimido, y debe estar siempre precedido de un filtro de separación de aceite y agua.

 

Filtros de línea

Un aire purificado marca la diferencia. Los filtros Puska prolongan la vida útil de su red de distribución de aire y de sus herramientas neumáticas.

El aire atmosférico contiene en su origen impurezas como polvo, diversas formas de hidrocarburos y agua en forma de humedad que, una vez aspiradas por el compresor, se comprimen y suministran a la línea junto con las posibles partículas de aceite. Estos agentes contaminantes, que interactúan entre sí, generan emulsiones abrasivas y corrosivas que pueden:

Dañar las líneas de distribución, aumentando el riesgo de fugas

Reducir la eficiencia y la vida útil de los dispositivos neumáticos

Deteriorar el producto final

Limitar la fiabilidad del proceso de producción y todos sus componentes

En cualquier red de distribución de aire es vital instalar uno o más filtros para mejorar la calidad del aire comprimido y proteger, a la vez, el secador de aire.

Purgadores

Despreocúpese de purgar sus depósitos, filtros y separadores. Con los purgadores ahorra tiempo y proteja su red de aire comprimido y máquinas de la corrosión generada por el agua.

Purgas capacitivas

Sólo se descarga agua, no aire

Ahorra energía

Sin ruido y respetuosa con el medio ambiente

Purgas temporizadas

Programación tiempo entre aperturas

Programación tiempo de descarga

Configuración a medida

Precio económico

Separadores aceite/agua

El separador de aceite/agua de condensado Puska SA 35 – 2400 es el sistema perfecto para separar el aceite del agua en el sistema de aire comprimido. Protege el medio ambiente y ahorra costes.

Una vez que el condensado se ha eliminado del aire comprimido, aún debe limpiarse para cumplir las normativas medioambientales locales. Para este proceso, se emplean separadores de aceite/agua. La separación de ambas sustancias (agua y aceite) produce un agua limpia que se puede desechar fácilmente. La cantidad limitada de aceite se debe descargar en un centro de eliminación especializado.
Dependiendo de la capacidad de su sistema de aire comprimido, el SA tiene 3 gamas, todas muy fiables, fáciles de usar y extremadamente eficientes.

El agua descontaminada se puede desechar de forma fácil y segura

Funcionamiento sencillo

Requiere un mantenimiento e instalación mínimos

Cumple la legislación medioambiental y mejora la imagen de la compañía

Excelente rendimiento gracias a los filtros oleófilos y de carbón

Se evita elevados costes de tratamiento

Fácil de usar (por ejemplo, indicador de mantenimiento)

No se necesita electricidad

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¿Podemos ayudarte en algo?